Unidad para el dolor crónico refractario por medio de la neuroestimulación

Unidad para el dolor crónico refractario por medio de la neuroestimulación

Los dolores crónicos son susceptibles de ser tratados con estimulación eléctrica mediante una operación bastante sencilla

Los dolores crónicos están relacionados con los dolores lumbares, las neuralgias diabéticas y las neuralgias del trigémino y postherpéticas, entre otras, y son dolores permanentes, discapacitantes y la mayoría refractarios a múltiples fármacos.

Las unidades de dolor tradicionales solían dirigir a los pacientes a tratamientos con fármacos, en especial opioides, responsables de muchos de los efectos secundarios (trastornos del comportamiento, somnolencia, adicción, etc.). Actualmente los dolores crónicos son susceptibles de ser tratados con estimulación eléctrica, una terapia que consiste en la colocación de unos electrodos o cables en el lugar responsable o causante del dolor, que van conectados a una batería de larga duración (20 años) y que se implantan a nivel del abdomen, por medio de una operación bastante simple y sencilla.

¿Qué le ofrecemos en
Barcelona-Parkinson?

  • Consultas médicas
  • Neurofisiología
  • Rehabilitación

Pasos del tratamiento

La neuroestimulación consiste en enviar por medio de un electrodo, junto con un neuroestimulador implantable, unos impulsos eléctricos que bloquean los mensajes de dolor e impiden que lleguen al cerebro:

  • El médico introduce un electrodo temporal a través de la piel (en forma percutánea) para ensayar el tratamiento. El electrodo se conecta a un estimulador que el paciente puede controlar
  • Si el primer paso tiene éxito, el médico puede implantar un estimulador permanente debajo de la piel. Esto suele hacerse con un anestésico local y un sedante
  • Una vez completado el procedimiento ambulatorio, el paciente y su médico determinan la mejor potencia del impulso
  • Se muestra al paciente cómo usar el estimulador en el hogar

Beneficios del tratamiento

85% de nuestros pacientes mejoran tras esta terapia De nuestros pacientes mejoran tras esta terapia
Desaparición del dolor Desaparición del dolor
Disminución o retirada de fármacos que causan efectos secundarios Disminución o retirada de fármacos que causan efectos secundarios
Prótesis de larga duración Prótesis de larga duración
90% de nuestros pacientes recomiendan esta terapia De nuestros pacientes recomiendan esta terapia
Ayuda ante ciertos tipos de dolor crónico, como el síndrome de cirugía fallida de columna y el síndrome de dolor regional complejo Ayuda ante ciertos tipos de dolor crónico, como el síndrome de cirugía fallida de columna y el síndrome de dolor regional complejo
Puede aliviar la lumbalgia crónica Puede aliviar la lumbalgia crónica
Alivia ciertos tipos de dolor crónico, como el dolor nervioso periférico y el dolor postoperatorio Alivia ciertos tipos de dolor crónico, como el dolor nervioso periférico y el dolor postoperatorio
50% de las personas que reciben estimulación de la médula espinal para la lumbalgia y el dolor de pierna crónicos, el dolor de pierna isquémico o el síndrome de dolor regional complejo han experimentado una disminución o alivio del dolor, según algunos investigadores De las personas que reciben estimulación de la médula espinal para la lumbalgia y el dolor de pierna crónicos, el dolor de pierna isquémico o el síndrome de dolor regional complejo han experimentado una disminución o alivio del dolor, según algunos investigadores