Temblores clínicos

Temblores clínicos

Barcelona-Parkinson trata los temblores clínicos con técnicas invasivas y no invasivas

Los temblores clínicos pueden darse tanto en reposo como con acción o ser posturales.

¿Qué son los temblores clínicos?

Los temblores clínicos son movimientos involuntarios caracterizados por la acción repetitiva y oscilante de alguna parte del cuerpo. Se pueden ver típicamente en las manos cuando están en reposo, como ocurre en el Parkinson, o al realizar acciones determinadas con ellas, como en el temblor esencial. También podemos apreciar una voz temblorosa.

¿A quién pueden afectar los temblores clínicos?

Dependerá del tipo de temblor. En el caso del temblor esencial se puede ver de la quinta o sexta década de la vida en adelante; no suele darse en niños. Los temblores que acompañan a enfermedades degenerativas pueden aparecer a cualquier edad.

No todos los temblores clínicos forman parte de la enfermedad de Parkinson; también pueden darse en pacientes con problemas de tiroides. Asimismo, los pacientes con esclerosis múltiple los presentan frecuentemente.

¿Cuáles son las principales causas de los temblores clínicos?

La causa del temblor esencial se desconoce. Hay indicios para pensar que existe algún trastorno genético; se habla de la hiperfunción del núcleo rojo del tronco cerebral, que conlleva una gran producción de adrenalina. También el traumatismo craneoencefálico, cuando afecta a las conexiones entre el cerebelo y los núcleos pálidos, causa temblores incapacitantes. Asimismo, las placas escleróticas en el tallo cerebral de los pacientes con esclerosis múltiple pueden causar temblores en las extremidades.

¿Cómo evoluciona el paciente afectado por temblores clínicos?

El temblor esencial no suele agravarse con el paso de los años, es decir, la enfermedad es estática en el tiempo y el grado de incapacidad no dependerá del envejecimiento. Lo mismo ocurre con los temblores de causa traumática. En la esclerosis múltiple la gravedad dependerá de dónde se ubiquen las placas escleróticas. El temblor en el Parkinson suele atenuarse con el paso de los años para dar paso a complicaciones más serias, así como a mayor rigidez y lentitud.